15/10/08

El Fandango

Con fecha 14 de este més, el amigo y compañero blogger Pedro Delgado, en su blog Quejío, publica una muy acertada entrada en la que nos habla sobre el fandango.
Nos cita las muy diversas localidades de Huelva, que se consideran madres de un personal fandango; puntualizando con objetividad la exageración del número de ellos, y alertándonos a no mitificar demasiado.
Nos deleita también con unas bonitas grabaciones de varios cantes, y sobre todo, y ésto es de lo que quiero hablar, nos recuerda cómo desde tiempo inmemorial corre la errónea idea de que el fandango es cante chico y no grande.
Defensora a ultranza de este cante, porque lo amo, me gusta, y sobre todo creo que hay que poner las cosas en su sitio, quiero enfatizar el trabajo de Pedro con algunas reflexiones para reivindicar el puesto que este palo se merece:
"·El fandango es un cante de los que se han considerado "básicos y fundamentales".
Se les conoce así, porque a partir de ellos se han engendrado otros muchos.
El fandango asimismo tiene el privilegio de que viene de Lucena (Córdoba), localidad ésta que junto con Cádiz y Sevilla forma lo que fué "únicamente" la zona donde se fraguó el flamenco.
Del Fandango de Lucena, es de donde parten todos los cantes de Málaga -la Málaga cantaora que diría Manuel Machado- , y que más tarde junto con Jaén y Almería se mezclarían con los autóctonos de Cartagena, dando vida a los magistrales Cantes de Levante.
Todo ésto me lleva a pensar en qué momento y quienes pudieron poner al fandango esta leyenda.
Quizá podría influír que en la época de la opera flamenca se le popularizó demasiado, adulterándolo bastante.
Estas leyendas hoy no podemos admitirlas.
He oído decir a flamencólogos y cantaores de gran talla, que el cante se hace grande o chico en la garganta del cantaor.
Efectivamente. Si escuchamos la "Milonga de Chacón " -por poner un ejemplo- encierra una inmensa jondura. Pero una seguiriya en boca de cantaores que se han dedicado única o especialmente a cantes de ida y vuelta, no pasa de ser un cante aflamencado.
Aunque el fandango es la aportación de Lucena, Huelva ha dominado sobre él por la variedad y gran belleza de ellos, haciéndolos hoy más de allí que de ninguna otra parte.
Luego de todas estas consideraciones, que cada cual opine:
¿Es el fandango un cante chico o GRANDE?"

7 comentarios:

América dijo...

Amiga aun no comento con propiedad tu otro post me encuentro con este, muy interesante le comentaba a Pedro que para mi siempre ha sido un poco difícil el tema de los fandangos,entre el tu han dado una visión clara sencilla de este cante tan bonito y personal,creo que debe ser considerado cante grande,pero leeré a los expertos que pasaran por aquí a ver si lo tengo mas claro,recibe un enorme abrazo,me encanta esta nueva etapa de tu blog maravilloso!!!!!!

Luz de Gas dijo...

Muy buena entrada, pero asegurar que es en Lucena donde nace me parece un poco aventurado.

No hay un origen claro de este cante como bien se dice en la Biblioteca del Flamenco:

http://www.flamenco-world.com/magazine/about/palos/paginas/efandango.htm


FANDANGO DONDE HAS NACÍO

QUE TO EL MUNDO TE CONOCE,

YO NACI EN UN RINCONCILLO

QUE HUELVA TIENE POR NOMBRE,

DONDE LE DAN SU DEJILLO.

PEDRO DELGADO dijo...

¿El fandango?: ¡¡GRANDE Y BIEN GRANDE!! Palo básico y fundamental, que al interpretarse con particularidades regionales da lugar a todos los estilos malagueños, a los cante mineros o de Levante y a toda la gama de fandangos comarcales. Mi entrada hace referencia sólo al fandango de Huelva y por no repetir demasiado la misma palabra, a veces sólo digo fandango.

Gracias por las "flores" que me dedicas en tu entrada y si tú dices que nació en Lucena no hay por qué dudarlo.Lo difícil es averiguar en qué momento y dónde, el fandango "folclórico" (para distinguir) empezó a aflamencarse hasta llegar a la enorme cantidad de variantes regionales y personales de la actualidad.

¡Jo, que se me va la mano...Me he alargado mucho. Tu entrada es estupenda y la comparto plenamente.

Saludos flamencos extremeños.

Luz de Gas dijo...

Bueno, sin tensión.

Viva el flamenco, lo importante es disfrutarlo

Besos

Ramona dijo...

Gracias, Luz de Gas,por tu comentario.
Es muy imnportante que haya debate,
pues de la diversidad de opiniones puede salir la verdad.
Decía Antonio Machado"

"¿Tu verdad?, no la Verdad,
y ven conmigo a buscarla.
La tuya guárdatela."

No soy profesional, solamente aficionada. La investigación y estudio del flamenco nos invita a veces a sacar deduciones personales basadas en argumentos que nos parecen los más lógicos para aclarar cosas, ya que no contamos con datos ni material escrito, únicamente con fuentes orales.En el flamenco todo es oscuridad.

¿El fandango?
Vale.Vamos a descartar que proceda de Lucena. Pero entonces ¿de donde?
Hay un fandango que se llama "Fandango de Lucena"; yo no conozco otro, y sabemos por otra parte que todos los demás poceden de uno ¿cual es? Transcribo las palabras del flamencólogo José Blas Vega, en su Magna Antología del Cante Flamenco:

"Cantes flamencos derivados del fandango:
CANTES DE MÁLAGA
CANTES DE LEVANTE Y CANTES DE LAS MINAS
FANDANGOS DE HUELVA
FANDANGOS DE CREACIÓN PERSONAL."

La coplilla que me adjuntas: preciosa, es cante popular, y como tal encierra todo el encanto del propio sentimiento. La veracidad que tienen es que nacen del corazón...

Un beso, Luz de Gas. Continuemos "hablando de flamenco, únicamente para eso creé este blog.

Ramona dijo...

Como sienpre gracias, América.
Si, el fandango, como todo el flamenco es tan oscuro... Pero bueno quizá ésto sea uno de sus encantos: tener que buscar y buscar y que sea un trabajo propio.
Y sobre todo a flamenquear...

Ramona dijo...

Pedro: vamos andando camino en ésto del fandango.Este apasionado mundo.
Nada tengo que añadirte, pues yo al igual que supongo tú, no quiero entrar en tantas divagaciones u opiniones de si viene etimológiamente de la palabra "fado", Portugal; de que toda las distintas partes de España siempre han tenido su fandango...
Efectivamente ya en la época del Rey Sol, cuando se estructuró tanto el baile en Europa, y por consiguiente en España (con un éxito sin igual),ésta tenía el suyo, con su ya Escuela Bolera.... bla bla bla.. No vamos a ir a más detalles.
Lo importante, bueno, y bonito es que todos, amigos, busquemos y nos unamos en este aprendizaje que a todos nos gusta.
A Flamenquear, si señor.