11/2/09

Bodas de Sangre


En Níjar (Almería) hay un cortijo llamado "Cortijo del Fraile".

Encierra un hecho sucedido en 1928, que inspiró a García Lorca para su obra "Bodas de Sangre".

Protagonistas del mismo:

Una novia de nombre Francisca Cañadas, hija del encargado de dicho cortijo, conocida como Paquita la Coja, que iba a casarse horas más tarde con Casimiro Perez.
Francisco Montes, primo de Paquita, enamorado de ella y correspondido.

Una mula que sirve para que ambos huyan antes de la boda anunciada.

Un cuñado, Francisco Pérez, muy airado por lo sucedido, ya que era hermano del prometido y esposo en ciernes.

Y una muerte: la de Francisco Montes, a manos de dicho cuñado airado, que le dispara tres balazos en la cabeza.

¡Casi nada!

Buen argumento para García Lorca, que se entera de todo ello por la prensa tres días después, estando en Madrid en la Residencia de Estudiantes con los amigos, y sobresaltado, comenta sobre qué tema para una obra...

Efectivamente, el 8 de marzo de 1933 se estrena Bodas de Sangre en el madrileño Teatro Beatriz.

Sabemos del éxito obtenido ese día, gracias al testimonio de Carlos Morla Lynch que se encontraba entre el público y con estas palabras nos lo describe en su libro "En España con Federico García Lorca": El triunfo ha sido decisivo, contundente, terminante. No admite discusión.

Entre este suceso y la obra de Lorca hay alguna pequeña diferencia:

En la realidad el primo de la novia no era casado, como nos lo presenra Federico, y murió, como cito anteriormente, de tres tiros en la cabeza disparados por el cuñado de Paquita, mientras que en la ficción si que lo era y mueren ambos contendientes de mutuos navajazos.

Mientras en la realidad el final de semejante drama sembró consternación y duelo por mucho tiempo, siendo todavía lugar señalado, en la obra termina de forma muy poética, que para eso es de Lorca, con estos versos que la madre del novio exclama refiriéndose al cuchillo con que se baten, mientras las vecinas arrodilladas en el suelo lloran:

Y apenas cabe en la mano,
pero que penetra frío
por las carnes asombradas
y allí se para, en el sitio
donde tiembla enmarañada
la oscura raíz del grito.

(Fotografía: Cristóbal Manuel. El País)

7 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Creo que es mi obra favorita,
has dado en mi punto débil,
lo siento pero no he podido evitarlo, te pido disculpas anticipadas.

BODAS DE SANGRE

-¡Te quiero! ¡Te quiero! ¡Aparta!
Que si matarte pudiera,
te pondría una mortaja
con los filos de violetas.
¡Ay, qué lamento, qué fuego
me sube por la cabeza!

-¡Qué vidrios se me clavan en la lengua!
Porque yo quise olvidar
y puse un muro de piedra
entre tu casa y la mía.
Es verdad. ¿No lo recuerdas?
Y cuando te vi de lejos
me eché en los ojos arena.
Pero montaba a caballo
y el caballo iba a tu puerta.
Con alfileres de plata
mi sangre se puso negra,
y el sueño me fue llenando
las carnes de mala hierba.
Que yo no tengo la culpa,
que la culpa es de la tierra
y de ese olor que te sale
de los pechos y las trenzas.

-¡Ay qué sinrazón! No quiero
contigo cama ni cena,
y no hay minuto del día
que estar contigo no quiera,
porque me arrastras y voy,
y me dices que me vuelva
y te sigo por el aire
como una brizna de hierba.
He dejado a un hombre duro
ya toda su descendencia
en la mitad de la boda
y con la corona puesta.
Para ti será el castigo
y no quiero que lo sea.
¡Déjame sola! ¡Huye tú!
No hay nadie que te defienda.

-Pájaros de la mañana
por los árboles se quiebran.
La noche se está muriendo
en el filo de la piedra.
Vamos al rincón oscuro,
donde yo siempre te quiera,
que no me importa la gente,
ni el veneno que nos echa.

-Y yo dormiré a tus pies
para guardar lo que sueñas.
Desnuda, mirando al campo,
como si fuera una perra,
¡porque eso soy! Que te miro
y tu hermosura me quema.

-Se abrasa lumbre con lumbre.
La misma llama pequeña
mata dos espigas juntas.
¡Vamos!

-¿ Adónde me llevas ?

-A donde no puedan ir
estos hombres que nos cercan.
¡Donde yo pueda mirarte!

-Llévame de feria en feria,
dolor de mujer honrada,
a que las gentes me vean
con las sábanas de boda
al aire como banderas.

-También yo quiero dejarte
si pienso como se piensa.
pero voy donde tú vas.
Tú también. Da un paso. Prueba.
clavos de luna nos funden
mi cintura y tus caderas.

Federico García Lorca

Ramona dijo...

Luz de Gas:
Gracias por la participación, es de los trozos más bellos de la obra. Me encantaría oírtelos recitar.

Pedro Delgado dijo...

Luz de Gas nos ha dejado sin palabras

""Yo me llevé al río
creyendo que era mozuela,
oero tenía marido
...
...
y no quise enamorarme
porque, teniendo marido,
me dijo que era mozuela
cuando la llevaba al río""

Ya sé que no es de "Bodas de Sangre" pero sí de Lorca: "La casada infiel" del Romancero Gitano y es lo primero que se ma ha venido a la cebeza.

Saludos poéticos del más flamenco de los flamencos: Lorca, por supuesto.

Ramona dijo...

¿Y qué me decís de ésto?:

Si muero,
dejad el balcón abierto.

El niño come naranjas.
(Desde mi balcón lo veo.)

El segador siega el trigo.
(Desde mi balcón lo siento.)

¡Si muero,
dejad el balcón abierto!

---------

Mamá.
Yo quiero ser de plata

Hijo,
tendrás mucho frío.

Mamá.
Yo quiero ser de agua.
Hijo,
Tendrás mucho frío.

Mamá.
Bórdame en tu almohada.

¡Eso sí!
¡Ahora mismo!.

¿Qué decir de García Lorca?. Él lo dice todo.

Luz de Gas dijo...

Preciosos Pedro y Ramona

Pedro Delgado dijo...

Precioso. Gracias Ramona

América dijo...

Celebro tan excelente entrada que te aseguro en su momento me sera de gran ayuda,sin duda una de las mejores de Lorca para mi gusto.Abrazoz amiga!