20/6/10

Un paseo por Jerez

Estoy de acuerdo en que cuando se hace un viaje de turismo se visitan museos, catedrales, murallas, conventos, arte en general; me gusta y de hecho asi lo hago. Pero qué quieren que les diga, para mi el arte principal, el que de verdad me satisface, diríamos me llena, es el que encuentro en la calle.

Cuando voy por una ciudad o pequeño pueblo, deambulando, sin prisa, me adentro y voy descubriendo las costumbres del lugar, todo lo que se encierra dentro de sus habitantes: la historia que guardan tras el paso de generaciones, las fortalezas que rodean sus almas y que quizá nadie, o pocas personas conocen, las catedrales que sus vidas han ido formado dentro de sí, las alegrías y las penas que en sus corazones laten... Todos los sentimientos que esas gentes esconden si se pueden descubrir, es para mi vivir de verdad una ciudad.

Estuve en Jerez y quise visitarla, especialmente los barrios flamencos.




Nada más entrar en el conocido como barrio de Santiago, me topé con la pescaderia El Zambo.


Supuse que sería la del conocido cantaor del mismo nombre, y que sabemos se dedicaba a esta profesión. A un señor que venía sin muchas prisas le pregunté, y satisface ver como en general gustan de que se les pregunte. A mí me sucede igual, estoy encantada cuando se recurre a mi ayuda para hacer de cicerone. Me afirmó que sí, que efectivamente se trataba de Luis el Zambo pero que ya no estaba allí. Dejó el negocio cuando se profesionalizó en el cante. Estaba cerrada, no pude verla por dentro; por fuera es pequeña, humilde, sin pretensiones, pero seguro que encierra en sus paredes el cante bueno que tantas veces allí se cantaría. Hablamos largo de lo gran cantaor que es, cante puro, antiguo... Hijo de Joaquin El Zambo que igualmente se dedicó a la venta del pescado; empezó llevándolo en una bicicleta, y cantaba también, pero únicamente en reuniones; asi que es buen seguidor de ambas cosas y en ambas perfeccionado. Ha viajado con su cante, pasando fronteras muchas veces, y ha grabado varios discos.

De allí pasé al arrabal de San Miguel, el otro barrio flamenco que junto con el de Santiago dieron muchos de los cantaores que hemos tenido y continuamos teniendo.



Me costó encontrar La Plazuela, como también llaman a este barrio los gitanos de allí; quería mezclarme en todo ese ambiente que de referencias tanto conozco, del que dice José Manuel Vargas: El flamenco no es precisamente un pasatiempo en esta calle (Sol). Se respira, se palpa en cualquier rincón de la misma. En las peñas, los bares, un cantecito siemprer salta, un compás, un taconeo... Eran las dos de la tarde de unos días en los que por aquellos entornos ya se dejaba notar el calor. Las calles estaban desiertas, pero pasaba un hombre del pueblo, sencillo, de esos que guardan tanta filosofía natural que para sí quisieran muchos eruditos. Me acerqué a él, de nuevo comprobé que se alegraba de la comunicación. "¿Donde está La Plazuela?, le pregunté: no doy con ella y me interesa toda esa zona tan clave dentro del mundo flamenco"."Claro, me dijo, eso es donde están ahora los gitanos ricos". Cuanto contenido encerraba la contestación. En ella percibí esa nostalgia de lo que fué, que aun siendo peor que lo actual, pero que guarda todo un pasado afectivo dificil de olvidar.

Después me fuí a comer algo. Descubrí La Taberna Flamenca que anunciaba menú especial con espectáculo. Sin dudarlo entré y únicamente había turistas extranjeros.


Se trataba de un crucero americano que debía de estar dando una gran vuelta, pues venía ya de La India, y continuaba viaje, por lo que iban con prisa. Esta vez fué por iniciativa de una de las señoras, que se dirigió a mí, el verme envuelta entre ellos. Parecían de alto estatus económico y cultural. Comprobé lo que pocas veces pasa en nuestro país entre personas de esos niveles: el gran amor al flamenco.
Me confesó la dicha señora que el mejor espectáculo de todos los que había presenciado en su vida, había sido una actuación flamenca en Canadá. No me especificó cual, pero es suficiente.

Sentimientos de gentes muy diferentes; todos interesantes.

Volví a casa contenta de mi paseo por Jerez.

14 comentarios:

Pedro Delgado dijo...

Flamenco, muy flamenco, el paseo. Supongo que también visitarías alguna bodega: Vino y flamenco son las dos cartas de identidad de la patria de chica de Chacón, Manuel Torre, los Parrilla, los Morao, los Sordera y tantos y tantos más...

Saludos flamencos desde Cáceres.

La Gaceta Flamenca- Ramona dijo...

Bodega si, pero no ese día. Fué otro. Visité la de González Byass, que también fué una gozada, como es todo lo que por allí se palpa.
Efectivamente que cantera de arte quedó alli...

Málaga dijo...

Admito que soy animal de museo y que me gusta más una piedra que un helado de chocolate ;) sí. Pero estoy totalmente de acuerdo contigo en eso que dices de que el arte se encuentra en la calle, en las costumbres... no se. Gracias por el paseíto por Jerez, guapa y un besito!

La Gaceta Flamenca- Ramona dijo...

Otro beso, Málaga

elisa....lichazul dijo...

simpático recorrido por este pueblo o ciudad, las fotos muy bonitas también
desde chile
fin del mundo ...un abrazo de paz

La Gaceta Flamenca- Ramona dijo...

Otro abrazo también de paz, Elisa

Terly dijo...

Veo por aquí a mi paisano Pedro Delgado y aprovecho para dejarle un saludo.
Hola Ramona:
Ha sido un placer pasear de tu mano por tan bella ciudad como lo es Jerez. Hace dos años estuve allí con unos amigos y aunque de ella visité bastante, no vi todo lo que hubiera deseado.
Un afectuoso saludo.

La Gaceta Flamenca- Ramona dijo...

Hola Terly: te doy la bienvenida`porque eres la primera vez que co este nombre entras en mi blog. Eres bien recibido.
Un saludo

PEÑA CULTURAL FLAMENCA ANDALUZA LUIS DE CÓRDOBA dijo...

Querida Ramona, que paseo más bonito. Mi marido Luis siempre dice que cuando se viaja a alguna ciudad hay que sentarse en sus calles y ver pasar la gente, asi es como se descubre su espiritu en realidad. Un beso muy grande

América dijo...

Querida un paseo por Jerez como deben ser estos paseos,buscando escuchar de cerca el latido de su corazón,pateando sus calles y observando a sus gentes,las fotografías completan un recorrido que ha sido trasmitido claramente con ese punto ameno que me alegra y me hace estar cerquita de ti.

Saludos flamencos y muchos abrazos.

La Gaceta Flamenca- Ramona dijo...

Un beso América y Raquel

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Vaya paseo!! Claro que descubres de esta manera catedrales del alma, fortalezas, calles y todo lo que a veces novemos en recorridos por ciudades.
Muy bonito tu recorrido y a mí me ha encantado hacerlo a tu lado.
Besicos muchos guapa.

La Gaceta Flamenca- Ramona dijo...

Otro beso para ti, querida Nani.

Anónimo dijo...

Soy Jerezano y la verdad es que me ha encabtado este paseo por Jerez y tu blog. Enhorabuena, puedes volver por aquí cuando quieras, Un Saludo.